La Gran Sabana

venezuela Venezuela: La Gran Sabana

 

La Gran Sabana también conocido como sabana Guayanesa, es una región en Venezuela sudeste.   La sabana se extiende a las regiones de las tierras altas de Guayana y al sureste en el Estado Bolívar, que se extiende a las fronteras con Brasil y Guyana. [ 1] la Gran Sabana tiene 10.820 km2 (4.180 millas sq) y es parte del segundo más grande Parque nacional en Venezuela, el Parque Nacional Canaima.

 Fotos de La Gran Sabana

Sólo Parque Nacional Parima Tapirapecó es más grande que Canaima. La temperatura media es de alrededor de 20 ° C, pero por la noche puede caer a 13 ° C y en algunos de los sitios más elevados, dependiendo del clima, puede caer un poco más.   El lugar ofrece uno de los paisajes más inusuales del mundo, con ríos, cascadas y gargantas, profundos y grandes valles, impenetrables selvas y sabanas que albergan grandes cantidades y variedades de planta especies, una fauna diversa y las mesetas, mejor conocido como tepuis.s.

 La Gran Sabana en Youtube

Geografía

Como se mencionó anteriormente, la Gran Sabana es un parque con características únicas. La belleza del paisaje se acentúa en el Escudo Guayanés, la formación geológica más antigua en la tierra. Consiste en dos formaciones geológicas fundamentales, una edad metamórfica ígnea de aproximadamente 2000 millones de años y una capa de rocas sedimentarias, areniscas de la formación Roraima, depositadas aproximadamente 1700 millones años. Estas areniscas sedimentadas en un lago o un océano, alcanzando espesores de varios kilómetros. Las rocas estaban originalmente Unidas en uno o más platos con cierta linealidad, pero se fracturaron y erosionaron durante cientos de millones de años. Durante estas épocas fueron alternados climas húmedos y calurosos. Esta región fue sometida a varios períodos de levantamientos y subsidencias tectónicas, y por esta razón, ciertas áreas del escudo fueron más propensos a la erosión que otras. Esto determinó la presencia de camas de grande piedra arenisca son aislados, llamados “tepuyes” en la lengua de los habitantes indígenas de la región. El relieve de la región es ligeramente ondulado. La altura promedio es de unos 300 metros (980 pies), pero puede variar considerablemente en distancias cortas: el camino del Dorado a Santa Elena de Uairén va desde 200 a 1.500 metros (660 a 4.900 pies) en menos de 30 kilómetros (19 millas), en un lugar llaman “La Escalera”, una subida con una calle pavimentada. Su condición de sabana no es debido al clima (que es suficiente lluvia como para apoyar una vegetación de bosque), pero la formación de los suelos rocosos y arenosos, aunque pueden verse partes de la selva en algunas depresiones y, sobre todo, bosques galería a lo largo de los ríos.

 La Gran Sabana en Google Maps

Hidrografía

La Gran Sabana y el resto de Venezuela en general, es rica en redes fluviales. Las subcuencas de drenaje principales están formadas por los ríos Yuruaní, Aponwao, Kukenán, Suruku, Ikabarú, Karuay, Urimán y Antabare.   Nota que el río Caroní, de 925 kilómetros (575 millas) en longitud y velocidad de flujo igual a 5.000 m3/s (180.000 cu ft/s), de la que Venezuela obtiene la mayor parte de su electricidad por la explotación de energía hidroeléctrica, se origina de varios afluentes procedentes de tepuyes y montañas de la Gran Sabana, como el Aponwao, el Yuruaní y el Kukenan. La mayoría de ríos y arroyos de la región son de aguas oscuras, con coloración similar a la de té. Las aguas son muy pobres en nutrientes disueltos y rica en ácidos húmicos y taninos, que les dan su característico color marrón. La acidez es bastante alta, llegando a PH3-4, y aunque esto puede causar acidez en visitantes que probar primeros estas aguas, puede decir que éstos se encuentran entre las aguas menos contaminadas del mundo. En cuanto a interés turístico, los ríos son de gran importancia, como los visitantes que viajan a los caminos de la Gran Sabana generalmente usan para recreación, natación y camping. Estos generalmente son de fácil acceso y que las entradas se encuentran a lo largo de la carretera principal y muchos se organizan con pasos de fácil acceso. En varios puntos, los Pemones ofrecen guías o solicitar contribuciones de dinero a cambio de mantener áreas limpias.  Tepuyes

 

Clima
Debido a la elevación de la Gran Sabana, unos 1.000 metros (3.300 pies) en promedio, el clima es muy agradable, templado con temperatura media anual de 20 ° C (68 ° F), similar al valle de Caracas.   Sin embargo, debido a la lluvia, que abunda en todo el año y por lo tanto su nubosidad, la temperatura media anual es más baja, con las variaciones diarias de temperatura. Las temperaturas mínimas raramente baje de 8 – 10 ° C (46-50 ° F) (a menos que sea en la cima de los tepuyes, que se exponen, como Roraima, noche). Generalmente, la temperatura máxima no exceda 32 – 35 ° C (90-95 ° F).

 

Precipitación

La estación lluviosa prevalece cerca de 10 meses, con un período de relativa sequía entre enero y marzo con un promedio anual entre 1.600 y 2.200 mm (63 y 87 adentro) de lluvia (dos veces lo que se observa en la capital venezolana). Esta medida varía a lo largo de la zona de sabana, en el sur el promedio desciende a entre 1.600 y 1.900 mm (63 y 75 en) de la lluvia, en el norte varía entre 1.600 y 2.500 milímetros (63 y 98 en) y en el sureste está por encima de 3.000 mm (120).

 

Vientos

Los visitantes de la Gran Sabana pueden notar fuertes vientos para acabar la zona de La Escalera y ver por primera vez grandes extensiones de sabana. Comparado con el tiempo promedio de Venezuela, el sitio mudó a vientos relativamente favorables y frescos, creando una sensación cómoda. Variación climática es determinada por la altitud y los vientos, como la latitud (entre 4 ° y 8 ° de latitud norte) del sitio cae dentro del cinturón Ecuatorial. La zona más al norte en su menor parte es sometida a la influencia de vientos del este y noreste, lo que resulta en una temporada de lluvias y temporada de sequía. Por el contrario, el sur es afectado por vientos húmedos de la depresión amazónica y sureste, que condensa en contacto con elevaciones, produciendo fuertes lluvias.

 

Flora y vegetación

Las sabanas ocupan primer lugar indiscutible en la amplia gama de ecosistemas que se desarrolló en la región. Pero la Gran Sabana incluye una variedad de escenarios. Estos están sujetos a una mezcla compleja de las condiciones climáticas y ecológicas que van desde tierras bajas calientes a las frías montañas. Debido a esto, han desarrollado un número considerable de especies vegetales adaptadas a sus ecosistemas. La vegetación se caracteriza por ser particular en la región y se basa en suelos muy ácidos, derivados de la descomposición de las areniscas.   Las sabanas y bosques de galería, están situados a lo largo de los cursos de ríos y arroyos que atraviesan las sabanas. Estos bosques presentan una vegetación muy variada donde hay árboles, arbustos, guacos, epífitas y la palma de Moriche. Arbustos rara vez sobrepasan los 2-3 metros (6 pies 7 en – 9 pies 10 en) alto. Sus hojas son gruesas, probablemente debido a la falta de nutrientes en el suelo y su acidez. La Gran Sabana cuenta con variedad de hierbas. Porque la tierra tiene muchas rocas y arena, significa que las hierbas no son adecuadas alimentar cualquier ganado, si cabra, ovejas o bovinos. Las más importantes familias de plantas son Theaceae Humiriaceae, Ericaceae, Compositae, Aquifoliaceae, Burseraceae, Sapotaceae. Entre el más alto, hay que destacar Rutaceae la Spathelia fruticosa con no ramificados tallos de hasta 4 metros (13 pies), y un penacho de compuesto hojas en el ápice.   En las cumbres de los tepuyes, a pesar del ambiente hostil (sobre todo en el monte Roraima), hay una gran variedad de plantas, que van desde 20 a 30 centímetros (7.9-12) hasta 4 metros (13 pies) de alto. En los turbulentos ríos y en los numerosos saltos de agua, las plantas crecen en las rocas peculiares alfombras que son de color verdes o bronceado. Estas son plantas de la familia Podostemaceae de espermatófitos. De 600 – 1.200 metros (3.900-2.000 pies) sobre nivel del mar se empieza a observar los bosques siempreverdes submontanos morir, superior-media-alta (20 – 30 metros [66 – 98 ft]) gruesa y sotobosque bien desarrollado. De los 1.200-2.000 metros

 

Fauna

A pesar de la enorme variedad de especies que viven en la Gran Sabana, no es común para los visitantes a encontrar animales en la carretera al Dorado a Santa Elena de Uairén, porque allí predomina el bosque abierto, y estos animales prefieren el bosque de las islas, bosques ribereños y selvas que se encuentran en las montañas al pie de los tepuyes.   Savanaian especies de la fauna incluyen especies en peligro de extinción como el oso hormiguero gigante (Myrmecophaga tridactyla), armadillo gigante (Priodontes maximus), la nutria gigante del Amazonas (Pteronura brasiliensis), el ocelote (Leopardus pardalis), la paca del Agouti paca, el marsupial endémico de las cimas de los Tepúes (Marmosa tyleriana). También tiene su hábitat en esta región el mono de capuchino del Orinoco (Chiropotes satanas), el aullador (Alouatta seniculus) y el mono viuda (Pithecia pithecia). La avifauna es variada, especialmente el gallito de roca (Rupicola rupicola) y el águila arpía (Harpia harpyja). Entre los reptiles están: la Boa constrictor, la anaconda (Eunectes murinus) y la cuaima piña (Lachesis muta muta). Muchas especies de anfibios viven en lugares húmedos, incluyendo rana minero (Dendrobates leucomelas).   Otras especies comunes son el armadillo (Dasypus novemcinctus), la cuspa pequeña (Cabassous unicinctus), o capibara (Hydrochoerus hydrochaeris), el mayor roedor del mundo. También puede encontrar muy raro evento, jaguares (Panthera onca), pumas (Felis concolor), ocelote (Leopardus wiedii) y Tigritos. Han sido puerco espín (Sphiggurus insidiosus), cuchicuchis (Potos flavus) y comadrejas (Mustela nivalis), que son criaturas de hábito y generalmente arborícolas. Otro mamífero interesante desde el punto de vista zoológico es el perro de Monte (Speothos venaticus), pocas veces visto y solo en bosques de esta región.   La fauna de los tepuyes no es numerosa, debido a la baja cantidad de nutrientes y duras condiciones ambientales en las cimas de las mesetas.

 

Grupos étnicos

La etnia de los pemones es el grupo más grande de los pueblos indígenas de la región. Que se encuentran dispersos en todo el Parque Nacional Canaima y se dividen en tres grupos: Arekuna, Taurepanes y Kamarakotos. La mayoría de ellos es amistosa, tranquila y trabajadora. Son los habitantes nativos de la Gran Sabana y hoy en día están presentes en la industria del turismo, gestionar y administrar pensiones y servir de guías en expediciones en la región. Algunos pueden también hablan a Inglés. El número de habitantes nativos de la Gran Sabana no se conoce exactamente. Sin embargo, el censo de población realizado por el INE en 2001, reveló la presencia de un total de 42.600 indígenas en todo el estado de Bolívar, de los cuales la mayoría vive en la Gran Sabana.   Idiomas  el idioma de casi todos los indios de la zona es el Pemón, un lenguaje de familia Caribe relacionados con la extinta Caribes y Tamanaco y Chaimas. La mayoría de ellos habla también el español. Sin embargo, tenga en cuenta que hay una gran población no indígena que habla a español. En Santa Elena de Uairén, en la zona cerca de la frontera con Brasil, es común encontrar personas que hablan a portugués.

 

Turismo

Acceso y movimiento en la Gran Sabana   Para llegar a la Gran Sabana es necesario pasar de la carretera asfaltada (denominado Troncal 10) que atraviesa la ciudad de Guayana y llega hasta la frontera con Brasil. Justo antes de llegar a la Gran Sabana es pasar dicho lugar llamado La Escalera, un camino cuesta arriba con varias curvas y se sumerge en un típicamente lluvioso y bosque neblinoso. Una vez pasada esta sección hay una carretera asfaltada que corre a través de la Gran Sabana. Hay otras maneras de acceder a otros sitios, pero no están pavimentadas.   Los turistas también pueden tomar un avión a Santa Elena de Uairén. Se puede llegar a esta localidad por carretera pavimentada desde Caracas, o desde Brasil a través de Pacaraima, viajando a lo largo de la carretera BR174, que conecta Manaus (unos 1.000 kilómetros (620 millas) de distancia desde Santa Elena) y Boa Vista[desambiguación necesitó] (aproximadamente 225 kilómetros (140 millas) con la Venezuela-Brasil frontera. Actualmente el servicio de autobús existe entre Ciudad Guayana y Santa Elena de Uairén, pero el viaje en auto es recomendable para permitir paradas frecuentes en lugares interesantes. El viaje desde Caracas se realiza generalmente en dos días.   Algunos de los lugares más atractivos sólo pueden ser alcanzados por los vehículos con tracción a las cuatro ruedas. Tal es el caso de lugares como Torón y Toroncito, Rapids Sakaika, Rapids Anaway, Rapids Käk, la localidad de Paraitepuy de Roraima, y varios sitios de interés en el camino a Ikabarú.   Para llegar a la localidad de Kavak, donde el desfiladero del río de ese nombre, es esencial para los viajes por vía aérea. En la segunda mitad de 2011, sin embargo, se prohibió la circulación de vehículos de algunos de los caminos no pavimentados, como en el río Torón. Esta medida fue adoptada por el Gobierno, porque la condición del suelo fue gravemente dañada por el paso de los vehículos con tracción a las cuatro ruedas. Los más importantes caídas, y fácil acceso a la carretera principal, que puede ser alcanzado sin los vehículos con tracción a las cuatro ruedas son las Cataratas Kama o “Kama-Merú” en lengua Pemón, cae Pacheco o “Arapan-Merú” y Jasper, arroyo o “Kako Paru”.   Otra cuestión a considerar un viaje en la Gran Sabana es el suministro de gasolina. Existen pocos proveedores de combustible, y no cada uno está siempre abierta. Más probabilidades de encontrar gasolina en Santa Elena ha Uairén, sin embargo, la ciudad tiene más de 200 kilómetros (120 millas) de la entrada a la Gran Sabana por la escalera. Para los turistas extranjeros el suministro del combustible no está garantizado, debido a que el gobierno garantice la gasolina solamente para los venezolanos. Hay también una diferenciación de la oferta para venezolanos a los turistas y lugareños, debido al contrabando de gasolina en Brasil tiene un valor mucho mayor que en Venezuela. El mismo problema de la venta ilegal y la venta de gasolina es antes de la entrada a la Gran Sabana, del lado venezolano, en la localidad de San Isidro, también conocido como “Km 88”.  Los visitantes pueden perder horas para llenar un vehículo combustible en temporada alta. Debido a estas dificultades, se recomienda a los turistas llevar pimpinas o tambores, debidamente identificados con el color rojo por razones de seguridad.   Algunos tramos puede hacerse en “curiaras”, que son barcos tallados en madera, atendido por gente local. A pesar de ser administrado por pemones, estos barcos pueden tener motores para reducir el tiempo de viaje. Tal es el caso del acceso a las cataratas Salto Aponwao, uno de los más reconocidos en la Gran Sabana, con una caída de aproximadamente 110 metros (360 pies). Para llegar a las cataratas, los visitantes deben viajar en coche hasta el campamento Liwöriwö por caminos de tierra, y luego tomar la curiara guiados por indígenas (un viaje de unos 20 minutos) hasta el otoño.   Otro popular de la actividad turística, aunque a un precio algo menos accesible, es volar en helicóptero o avión. Los visitantes pueden tomar vuelos desde muchos lugares, sin embargo, el más común es el despegue desde Santa Elena de Uairén, donde existen agencias locales. Algunos planes incluyen tours en tepuyes Roraima y Kukenan, visitas a cascadas, vistas Auyantepuy con el sobrevuelo del Salto Angel y visitas a campamentos de Canaima, a los lugares que no es accesible en vehículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *